dijous, 7 d’agost de 2008

L'HUMOR EN TEMPS DE GUERRA. Daniela Aparicio



EL HUMOR EN TIEMPOS DE GUERRA
Daniela Aparicio
29 de Febrero 2008, Acto inaugural del Espai Freud 2008 BCN
Auditorio FPCEE – Blanquerna.- Universitat Ramon Llull

Esta no es una clase magistral. El humor y lo magistral no van de la mano. Mi intención hoy es la de intentar una transmisión a ser posible lúdica; la letra con humor entra mejor. Empiezo pues con un chiste.
Una muchacha joven se casa con un hombre mayor. Meses más tarde encuentra a su mejor amiga y ésta le pregunta por su matrimonio. Contesta: hacemos TRATAMIENTO. Y ante el asombro de la amiga explica: EL TRATA Y YO… MIENTO.
Tratamiento es una palabra que deviene dos o tres significantes. El destello del chiste ilumina la división de la palabra, que es la división misma del sujeto por su condición de ser parlante. Luego, ya sabéis lo que es un tratamiento, es un juego de palabras que da cuenta de la primacía del significante y que además nos habla del goce sexual y, por lo tanto, nos transfiere al inconsciente.
“El humor en tiempos de guerra”. El nombre de la Mesa redonda que nos proponemos dice algo de nuestras intenciones. Se me ha ocurrido este nombre por la ausencia del Humor en nuestro tiempo; falta como el agua en tiempos de sequía. Estamos en el tiempo de la Violencia, para eso basta con abrir cualquier periódico o escuchar las noticias: secuestros, homicidios y violencia de todo género. Es la hora del maltrato.
Podemos decir, en síntesis, que hay dos guerras: la condición misma del humano; es decir, lo que no funciona por estructura en el ser hablante. Esta es la materia prima del chiste. Y la guerra específica de nuestro tiempo. Predomina hoy una sensación extraña de una civilización que se torna ajena a las necesidades humanas. Gobiernan las leyes del Mercado capitalista junto con los avances tecnológicos, este es el nuevo mandato cuya inercia es el consumo, de los consumidores-consumidos, al cual hay que someterse.
Hablando de humor, podemos decir que más bien reina el mal humor y la mala uva que producen una sensación inquietante, nuevamente. Nos topamos con un humor sádico que se descarga a veces sobre el más débil, el cual es tomado como chivo expiatorio. La burla y el sarcasmo aparecen como una agresión franca sobre el otro, para ello basta con escuchar a nuestros políticos.
¿Cuáles son las causas para que en la cultura prevalezca el mal humor? Freud da tres razones para el Malestar en la Cultura (1930).
Tres son las fuentes del sufrimiento humano: el hombre arrojado a la intemperie del mundo y el poder de la naturaleza, la caducidad de nuestro cuerpo, y tercero, nuestra insuficiencia para regular nuestras relaciones sociales, familiares y humanas, nuestros vínculos.
Las dos primeras fuentes de sufrimiento Freud las considera casi inevitables, pero la última es inadmisible ya que cuesta entender por qué las normas que nosotros mismos hemos creado no pueden protegernos y beneficiarnos a todos.
¡Será que el humano no ha nacido para ser feliz! Por su misma estructura de ser hablante está arrancado de la naturaleza e inmerso en la cultura, alienado en la palabra. No haber nacido para ser feliz y estar en la epoca de la Felicidad obligada y obligatoria para todos, esta es una de las paradojas actuales.
Desde el psicoanálisis sabemos que aceptar las debilidades propias y ajenas nos acerca más al bienestar que el imperativo categórico de Felicidad. Los que nos pasamos el día escuchando a personas jóvenes y no tan jóvenes, constatamos un sentimiento de desconfianza y de angustia que está allí generalizado y en primera fila. En suma, el dolor de existir en su versión contemporánea.
Estamos también en el tiempo de las “depresiones”, según la OMS los trastornos depresivos en la actualidad son responsables de la segunda causa de muerte y discapacidad a escala mundia. ¡Ojo, 121 millones de personas padecen Depresión en nuestro mundo occidental!
En este paisaje de “guerra” el chiste y el humor brillan por su ausencia o, cuando despuntan, ocupan un lugar secundario y desvalorizado como si de una frivolidad se tratara. Por ello consideramos que hay que resituar el Chiste y el humor para darles el lugar digno que les corresponde.

Para seguir leyendo, pulsar aquí.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

He comenzado a leer el texto con cierta curiosidad y me quedé en las primeras líneas. La puntuación, el uso de las comas y de los acentos no sé a qué lógica significante responde ni cuáles son los criterios de escritura.

Quisiera preguntarle a Daniela si su inicio en la lectura fue el primer chiste. NO quiero dar una clase magistral... y 10 páginas que son? Considerando que el público era joven y por lo que me han contado con deseos de poder comprender algo.

Creo que una crítica entre tantos halagos permite continuar andando.

Mª Luisa M.

Anònim ha dit...

Que el público sea joven no significa que no deba pedírsele un mínimo esfuerzo de sostener la atención durante unos minutos, y que alguien diga que no intenta hacer una clase magistral no quiere decir que la estructura de una mesa redonda (con ponencias y debate) quede desarticulada. Me parecen bien las críticas cuando son fundadas.